?

Log in

Previous Entry | Next Entry

Algunas historias de Halloween


Título del fic: Algunas historias de Halloween
Serie: (1/2)
Parejas: Varias
Tipo: Crack y "horror"
Genero: Humor
Clasificación: G
Descripción: Cuando cada uno decide hacer planes por su cuenta el 31 de octubre, el Halloween no es lo único sobrenatural del día. Este fic es realmente un Oneshot larguísimo, así que no se exasperen, el camino es largo, por eso preferí partirlo a la mitad para no dejarlo en el olvido y comprometerme a terminarlo antes de Halloween. Comments, pls!! Feliz Halloween :D

Parte de la saga de Halloween: Algunas historias de Halloween, El Espíritu del Halloween (Kisung) y [13 Drabbles] Dulce o truco




El sonido de la sangre salpicada y el motor de la sierra eléctrica invadieron todos los rincones oscuros de la casa. Su corazón latía a mil por hora, queriendo salir por su boca y dificultando más su respiración. Ya había matado a todos sus amigos y solo ella quedaba.

Entonces el asesino terminó con la faena y, aún cubierto con la sangre de su víctima, se acercó paso a paso hacia la alacena en la que estaba oculta.

–¡No! ¡Sal por la izquierda! ¡Tu otra izquierda! – gritó Shindong, mientras se cubría la cabeza con el cojín y el desgarrador grito de la protagonista llenaba la sala.

Todos los demás estaban sentados en los muebles y la alfombra, viendo la película de horror en pantalla grande y a oscuras. Los únicos que no estaban asustados, a diferencia de todos los demás horrorizados, en especial el paralizado Siwon, eran Kibum, Heechul, Sungmin y Kyuhyun. Mientras que Sungmin y Kyuhyun parecían tener un interés y diversión común con el género, Heechul se mostraba aburrido. Kibum, por su parte, lo único que había hecho era permanecer sentado con el rostro nulo y bostezar unas dos veces. Los gritos de muerte y los “Whoa” de los muchachos se terminaron junto con los créditos de la película. Leeteuk encendió la luz de la sala, para ver a todos los demás en completo silencio.

–Eso… ¡fue increíble! – gritó de repente un emocionado Donghae – ¿Vieron esa parte en la que la chica corrió y corrió hasta que tropezó y se rompió la pierna? El hueso salía fuera de la carne y el asesino le terminó de separar la pierna con la sierra eléctrica ¡Increíble! ¡Nunca creí que la sangre saliera a chorros tan fuertes!

Siwon se puso más pálido, a la vez que sus gestos marcaban una rara mezcla indescifrable de emociones, entre ellas pavor y arcadas ante las referencias visuales.

–O esa escena en la que el sujeto metió la mano en el agujero y las sierras ocultas lo desgarraron – agregó también Sungmin, tomándose la mano durante la fonomímica.

–O la del coleccionista de cabezas que embalsamó la cabeza del atleta en una jarra con un… – Kyuhyun continuó con el recuento de “Phobia 4”, mientras un fuerte THUD! golpeaba el piso y Ryeowook se apresuraba a revisar los signos vitales de Siwon.

–¿Ese fue nuestro día libre? – exclamó Heechul, poniéndose de pie completamente hastiado – ¿He pasado el único día libre que teníamos encerrado en el apartamento con todos ustedes viendo festín de sangre sin sentido? – era inexplicable cómo podía formular una pregunta retórica tan larga y sin pausas.

–Qué genial – dijo Kibum indiferentemente, leyendo su libro en el sillón.

–Pero no hay otra oportunidad para poder ver todos juntos una película, hyung… – intervino Eunhyuk – Aunque sea “Baño sangriento”… – añadió eso último sin mucho entusiasmo.

–Además es solo una película, es ficción. Asquerosa. Pero sigue siendo ficción, así que no tengas miedo. Ya puedes salir de ahí, Jongwoon-ah – le dijo Leeteuk, mirando hacia el mantel del comedor.

–¿Quién tiene miedo? Yo solo buscaba mi moneda – se defendió Yesung, sacando la cabeza entre las telas del mantel.

–Negación, típico. Saldrías con más dignidad si admitieras ser gallina. Mira a Siwon-ah – se burló Kangin, señalando al caballo aún desmayado.

–Pu-pues. Igual no entiendo por qué teníamos que ver este tipo de películas habiendo tantas otras en el cable, como… Mira, nos perdimos Ben Hur – dijo Yesung con la guía de cable en la mano, pero se dio cuenta de que ninguno le había prestado atención. Frustrado por ser ignorado una vez más, volvió a refugiarse en su fortaleza bajo la mesa.

–En fin. Mañana es 31 de octubre, así que nos esperan actividades en el día. Manager hyung dijo que después de los programas, tenemos la noche libre para hacer planes – explicó Leeteuk al resto del grupo.

–Iremos a pedir dulces esta vez, ¿verdad, Hyukie? – preguntó Donghae, poniendo cara de cachorrito.

–¡Por supuesto! Hace meses que tenemos listos los disfraces – acordó el mono.

–¡¿Tienen cinco años o qué?! – exclamó Heechul.

–Al menos es mejor que ir a una aburrida fiesta de la compañía – dijo Yesung desde su fortaleza en la mesa – Youngwoon es el único que tiene una cita, no es justo.

Leeteuk hizo como que no escuchó al cabezón y carraspeó un poco. Kangin se fijó en la reacción de su hyung y se apresuró en explicarse.

–No es una cita. Una productora quiere que hablemos sobre un nuevo piloto de televisión.

–Oh, sí. Una reunión de negocios un sábado por la noche – dijo un incrédulo Kyuhyun, ganándose una mirada asesina por parte de Kangin, pero el menor le ignoró campante.

Leeteuk entonces miró el reloj de la sala. Ya casi eran las 2.00 de la madrugada.

–Miren lo tarde que es y tenemos actividades temprano. Ya, váyanse todos a dormir.

–¿Qué hago con Siwon, hyung? – preguntó Han Geng, preocupado por él.

–Seguro que despertará dentro de tres horas más. Sus padres ya saben que estará bien aquí – dijo despreocupadamente, seguido por Kangin, quien seguía pidiéndole disculpas, aunque el líder siguiera haciéndole la ley del hielo desde que se enterara de la “cita de negocios” de su dongsaeng.

***


–Y esto fue todo en “Kiss the Radio” ¿Cuáles fueron nuestros planes para este Halloween? Lo sabrán este lunes, en el mismo dial y a la misma hora – dijo Leeteuk al cerrar el bloque.

Y con esto, el programa del día se acabó junto con sus obligaciones, por lo que ya era momento para su noche libre de Halloween.

–Recuerden que deben regresar a la casa antes de las 12.00. No hablen con extraños y…

–Hyung, no somos pequeños – dijo Eunhyuk después de tanta indicación del mayor.

–Tienes razón. Los niños usan disfraces talla S. Pero sabes a lo que me refiero.

–No te preocupes, hyung. Solo vamos a ir a pedir dulces, no puede pasar nada malo ahí.

–Oh, claro. Puedo confiar en dejarlos ir solos… ¡Como si eso fuera a pasar! Por suerte ya tomé precauciones. Le dije a Siwon-ah que vaya con ustedes.

–¡Pero hyung! No necesitamos chaperón, y nosotros somos mayores que Siwon-ah.

–Hey, es eso o los acompaña manager hyung.

Eunhyuk torció la boca pensando un momento y finalmente tuvo que ceder.

–Está bien. Iremos los tres.

Tras recibir diez recomendaciones y precauciones más del preocupado líder, Eunhyuk se apresuró hacia el estacionamiento, donde Donghae y Siwon le esperaban en el auto del menor. Donghae estaba usando el disfraz de ninja, con todo el conjunto negro y pasamontañas incluído, que haría juego con uno similar que llevaba Eunhyuk en la bolsa.

–Creí que no te gustaba el Halloween, Siwon-ah – le dijo Donghae por séptima vez desde que el menor le dijera que iba a acompañarlos por órdenes de Leeteuk.

–Así es… pero ya sabes que Teuk-hyung se preocupa porque pidan dulces sin que les ocurra nada. Además… No hay nadie en mi casa y los demás están yendo a la fiesta de la compañía o verán otra de esas películas de muertos y… – era claro que el menor no quería estar solo.

–Uhm… de acuerdo. Pero te avisamos que tenemos nuestro propio itinerario, así que prepárate para cualquier cosa – le advirtió Eunhyuk.

Si bien no entendía a qué se refería su hyung, la sonrisa de oreja a oreja de Donghae no le inspiró ninguna confianza a Siwon, pero tuvo que pasarlo por alto. Puso en marcha el auto y se dirigieron a la zona residencial.

***


–¿Puertas? – enlistó Sungmin.

–Cerradas – enlistó Kyuhyun.

–¿Teléfonos?

–Apagados hasta mañana.

–¿Hyukie y Hae?

–Fuera con Siwon-ssi.

–¿Los demás hyung?

–Fiesta de la compañía. No regresarán hasta más tarde.

–¿Pop corn?

–Listo – respondió Shindong desde la cocina, con una docena de paquetes al microondas.

–¿“Saw”, “Leprechaun”, “Bloody Valentine”, “Hostel” y “Noche sangrienta 3”?

–Aquí – respondió Kyuhyun.

–¿Cubeta para vómito?

–Dudo que alguien la use – dijo Kibum desde su puesto en el sillón.

Los cuatro habían quedado en hacer su propia maratón de Gore. Habían guardado lo más pesado de la colección de horror para ese momento, ya que eran los únicos con el estómago para soportar los litros de sangre falsa y efectos psicológicos de las tramas.

–Entonces prepárense para ver la mejor noche de matanzas de la próxima década – proclamó un entusiasmado Sungmin, poniendo marcha a la primera película de la maratón.

***


–Así que… ¿Tienes mucha experiencia? – preguntó la ejecutiva.

Kangin tragó saliva e intentó parecer sereno, aunque era prácticamente imposible permanecer así, pero la inquietud no se debía a estar hablando con una guapa ejecutiva de la SBS, elegante, un poco mayor que él y sexy. Lo que nunca le dijo la señorita Ahn era que la reunión creativa iba a ser en su casa, que los dos iban a estar solos y que la ejecutiva iba a estar devorándolo con la mirada.

–Eh… He tenido algunas, pero le pongo todo el sentimiento que puedo – respondió pegándose más a su lado del sofá.

–Me alegra que seas tan dedicado a la actuación, Youngwoon-ssi.

–Ah, claro… actuación. Siempre es importante – se abofeteó mentalmente cuando él mismo había malinterpretado la pregunta ¿En qué estaba pensando? Todo esto era a nivel profesional. Le estaba haciendo mal acostumbrarse a la fama.

–La cena está lista, MinRi-ssi – dijo el mayordomo.

–Perfecto. Acompáñame a la mesa, Youngwoon-ssi. Debes estar hambriento

–No se hubiera molestado, Ahn-ssi.

Kangin vio la suculenta cena en el comedor de la mujer. Definitivamente se trataba de una dama de clase y gusto, aunque los escalofríos no dejaban de atormentarle. Tontos dongsaengs por meterle ideas absurdas. Las “Mrs. Robinson” solo existían en las telenovelas, él mismo estaba haciéndose ideas. Cuando la cena inició, la conversación ya se había vuelto más fluida. Cada uno se sentó a la mesa y la comida empezó. La comida, tal como se veía, estaba exquisita. Kangin siguió comiendo, sin distinguir el toque especial que había en la sopa.

–No se encuentran muchos hombres como tú, Youngwoon-ssi. De verdad que eres único – dijo sonriente la mujer.

–Me siento halagado, Ahn-ssi – dijo al terminar con su entrada – ¿Y de qué es el programa que piensa hacer?

–Oh, definitivamente es un proyecto ambicioso que requiere de celebridades, en especial hombres en tan buena forma como tú, Youngwoon-ssi. Tienes el tipo perfecto que necesitamos para el programa…

Kangin no pudo poner atención a los detalles. De repente se sintió mareado y todo comenzaba a darle vueltas. La vista se le nubló y ya no podía distinguir bien a su acompañante, cuando todo se volvió negro y su cuerpo fue a dar contra el piso, cayendo de la silla. Ya no supo qué estaba ocurriendo a su alrededor.

***


–Esta fiesta está… – Ryeowook tomó otro sorbo de jugo.

–Aburrida – completó Heechul.

–Por lo menos no estamos igual que hyung – comentó Han Geng, observando a Leeteuk y un señor mayor, el cual no dejaba de hablarle, mientras el líder seguía asintiendo con la cabeza y la mente en otro plano dimensional. En esos momentos no dejaba de preguntarse si Youngwoon estaría comportándose con aquella productora o qué estarían haciendo.

–¿Hey, no están todos aquí? – preguntó Yunho, acercándose al pequeño sector de Super Junior en la fiesta.

–¿Te refieres a los Gore freaks? Están encerrados en los dormitorios para ver un festín de tripas sintéticas y trama malísima – respondió un aburrido Heechul – Y ahora que lo pienso, eso es mil veces más interesante que ir a pedir dulces.

***


Siwon se había mentalizado en recibir por lo menos algunos caramelos de café o barritas de zanahoria de esas raras familias naturistas, pero el globito reventó por el pinchazo de realidad que aún no podía asimilar. Sabía que esos disfraces negros tenían un propósito y se juró a sí mismo que a la mañana siguiente, Día de todos los santos, sería su peregrinación al Vaticano, si es que salían impunes e ilesos de esta locura.

–Esto no es “pedir dulces” exactamente, Donghae-ssi – trató de razonar el caballero del grupo.

–Nop. Esto es “payback” con intereses – declaró Donghae, mientras seguía desempacando los globos con agua.

–Hace años que hemos hecho una lista de las casas que no nos dieron dulces, pero no podíamos hacer “Truco” porque aún éramos trainees – explicó Eunhyuk, quien estaba revisando el arsenal de papel higiénico y huevos.

–P-pero hyung… ¿y si nos reconocen? – preguntó tratando de hacerles desistir – Yo no tengo disfraz y tengo que ir con ustedes.

–No te preocupes, ya lo he pensado en todo, Siwon-ah – y dicho esto, el pez sacó algo de su maletín y le puso a Siwon los lentes de marco grueso con nariz de plástico y bigotes – Perfecto. Así también estarás de incógnito.

–Pero está mal cubrir casas con papel higiénico o huevos. El pastor Kim siempre dice que…

–Mira, ahí está la casa del señor Yoon – dijo Donghae, haciendo frenar a Siwon a tres bloques de la casa – Esto es por ponerme 30 puntos en el examen de álgebra.

Los tres se ocultaron en los asientos y vigilaron cómo el anciano salía a agitar su bastón para ahuyentar a los despavoridos niños.

Cuando el señor regresó al interior de su casa, rápidamente salieron los tres, aunque en el caso de Siwon arrastrado por sus hyung, armados de papel higiénico y y globos de agua, los cuales fueron a parar sobre el auto del señor. Cuando vieron que el propietario de la casa salía, los tres se apresuraron a volver al auto y arrancar a toda prisa, huyendo de los gritos histéricos del anciano.

–¡Wooohooooooo! – aulló un emocionado Donghae – ¡Truco o Truco!

–Oh, dios mío. Oh, dios mío. Oh, dios mío – seguía repitiendo Siwon, manejando a toda la prisa que le permitía el límite de velocidad urbano y sin creer que estuviera realmente participando en vandalismo. Ahora era cómplice ¿Qué diría su padre, su madre, Sooman-ssi, manager hyung, Leeteuk hyung, el pastor Kim…?

–¡Eso estuvo excelente! Ahora sigue la casa de Jonghee. Veremos quién es el llorón ahora – dijo Eunhyuk, sacando el balde con globos.

Siwon rezó de todo corazón para que la noche acabara rápido y que esos globos realmente tuvieran solo agua.

***


–Ok, ¿de qué me perdí? – preguntó Shindong, regresando rápidamente del baño.

–Ya llegó la parte del cuarto de torturas y la japonesa está con el ojo colgando – resumió rápidamente Sungmin.

–Ahí viene el tren – dijo un atento Kyuhyun, sin despegarse ni un segundo de la película.

Los cuatro espectadores corearon un “Whoa” ante la nueva escena de muerte de la película, mientras seguían comiendo pop corn con toda normalidad. Esas películas ya las habían visto millones de veces, por lo que la maratón tenía como objetivo principal comparar cuál era la que tenía los mejores efectos.

Estuvieron a punto de llegar al clímax de la película, cuando el protagonista debía cortarle los dedos al sádico, y de repente un apagón general sumió a todo el edificio en la oscuridad, a la vez que un fuerte grito se escuchaba en todo el dormitorio, asustando por primera vez en todo el día a los cuatro muchachos.

–¡¿Qué fue eso?! – preguntó un exaltado Sungmin, quien por reflejo se había abrazado a Kyuhyun. Al percatarse de lo que estaba haciendo y la breve sonrisa que se formó en el magnae, Sungmin lo dejó sonrojado.

–Vino del cuarto de fondo… – dijo Kibum, tratando de mantener su compostura.

–Pero… Se supone que estamos solos en casa… – Shindong tragó saliva pesadamente, podía jurar que tenía el corazón en la garganta, a estas alturas – ¿Y… si alguien se metió por la ventana?

–Alguien tiene que ir a ver – dijo Sungmin – Ve tú, Kyu.

–¿Qué? ¿Por qué yo? Tú eres el experto en artes marciales, hyung.

–Iremos todos – propuso Kibum.

Los cuatro se armaron de las escobas que encontraron a la mano y se dirigieron lentamente hacia la habitación de donde viniera el ruido. A la cuenta de tres, Sungmin, quien iba al frente con un bate de baseball, abrió la puerta rápidamente, y, tanto el que estaba ahí, como los muchachos, gritaron espantados.

***


Lentamente su visión se fue aclarando, pero la locación era diferente. El cuarto en el que estaba parecía algún tipo de sótano frío y húmedo. Intentó llevarse las manos a la cabeza, pero no pudo hacerlo. Sus manos estaban atadas en su espalda, al igual que sus tobillos estaban unidos por cuerdas del mismo tipo. Lo último que recordaba era que estaba cenando con la señorita Ahn en su casa, el resto de los sucesos estaban completamente negros.

Intentó ubicarse en el cuarto, encontrando por fin una nota en el piso. Se arrastró para poder leerla con detenimiento.

“Youngwoon-ssi. Este es el nuevo reto. Sucede que mi hobby favorito es la cacería y tienes el físico perfecto para correr y ocultarte, así que esta también sería una buena idea para el nuevo programa. Tienes toda la mansión para ocultarte o encontrar la única salida sin llave. Si llegas a sobrevivir, podremos hacer el mejor reality. Trata de no morir tan pronto.”

–Maldición…


Continuará

Nota: Qué decir. Octubre siempre me inspira XD ¡Gracias por leer y posteen :D!

Parte 2